Estruendo Foo Fighters

Home Coberturas Estruendo Foo Fighters

Fue cerca de las 5 de la tarde cuando llegué al Monumental de River, emocionada, lookeada acorde a la ocasión y encantada de poder ver finalmente a Dave. A pesar que los pronósticos anunciaban lluvia en el cielo no se veía ni una sola nube y bajo el pretexto de hacer todo el proceso más emocionante decidí ir a River sin capa de agua, ni piloto, ni paraguas.

Cage The Elephant fue lo primero que escuché: una power band con reminiscencias noventosas que me dejó boquiabierta y con ganas de escuchar mucho más. Su bloque terminó con el cantante de la banda tirado sobre el público del campo y entonando las últimas estrofas de un tema parado literalmente sobre los hombros de alguien del público, mientras el resto de la banda recogía sus instrumentos del escenario. Fue entonces cuando se encendió el escenario alternativo, ubicado a mitad del campo y en el que sonaron bandas locales entre presentación y presentación del principal. Este escenario fue incluído dos días antes de la primera fecha y a pesar que en varios medios ni se lo mencionó, pasaron por ahí arriba bandas como Utopians que sonaron muy bien y demostraron haberse ganado ese lugar.

Ph Guido Adler

Cuando el primer entretiempo se terminó las pantallas al costado del escenario principal se encendieron y dieron paso a Mario Pergolini que se dio el gran lujo de presentar a la legendaria Joan Jett, dando paso así a uno de los mejores capítulos del Quilmes. Joan se pasó tocando temas de The Run aways como Cherry Bomb y otros de su etapa solista: I Love Rock and Roll, I Hate my self for living you y la balada Crimson and Clover. El público de las 6 de la tarde era poco, la luz mucha y aún así Joan brilló con un look de la vieja escuela del rock, arengó a la gente a cantar con ella y estoy segura que se ganó más de un fanático, demostrando una vez más que es una leyenda que sigue.

Ph Guido Adler

Mientras ya se veían en el cielo las primeras nubes del día al escenario subía TV On The Radio, un grupo de Brooklyn que juega con las bases electrónicas, que se divierte con los sonidos mezclándolos y diversificándolos para finalmente lanzar un producto divertido, ecléctico y muy sofisticado a la vez. Un producto que me animo a decir es sólo para mentes abiertas que no creen que el sonido rock se acabe en grandes como Metallica. Tv On The Radio fue la primera banda que tuvo problemas con el sonido, ya que los parlantes ubicados a mitad del campo transmitían el show con delay, por ende esta transmisión se acoplaba a la que salía por los altoparlantes ubicados al costado del escenario y producían un rebote desastroso que impedía escuchar bien a las bandas desde cualquier lugar que no fuera el campo; lo mismo pasó con Arctic Monkeys, que subieron al escenario pasadas las 20 p.m., cuando ya habían caído algunas gotas.

Ph Guido Adler

Sus primeras canciones sonaron mal o casi no sonaron en la platea alta, desde donde la gente ya empezaba a enojarse y a gritarle a la organización que apagaran el altoparlante para escuchar bien. Sumado a esto, después de la canción 5 se desató una lluvia torrencial sobre el estadio que incluyó alguna caída de granizo y la salida de chispas de las luces ubicadas sobre el escenario. La gente de las plateas y populares se refugió bajo las tribunas, en el óvalo externo del monumental y desde allí escuchaba lo que seguía sonando de los Arctic. La banda se mantuvo firme sobre el escenario, la gente cobijada bajo techo empezaba a pensar en la mala suerte de la banda y la gran pregunta del momento fue ¿y ahora qué pasa?

Ph Guido Adler

Un improvisado vendedor de pilotos (bolsas de plástico con capucha de color rosa, amarillo y verde) irrumpió en la multitud y se ganó el día entre la gente que quería salir a escuchar a los Foo pero no se animaba a la lluvia. La tormenta afuera seguía y ahora incluía rayos, truenos y mucho viento. Cerca de las 21 p.m., se escucharon los primeros acordes de All my Life y enfundada en mi piloto color rosa corrí a ocupar mi lugar en la tribuna. La gente del campo hizo lo suyo también explotando en un increíble pogo que hizo subir columnas de vapor del suelo. El que subió al escenario fue un Dave Grohl alucinado y efervescente que supo encender a la gente y mantuvo en todo momento un increíble feedback con el público.

Desde cada rincón del monumental ardían gritos, típicas canciones rituales del rock nacional y consignas de apoyo a la banda que salió cuando aún llovía y las luces del escenario ya se habían quemado por culpa de la tormenta. En un escenario casi inundado los Foo desplegaron todo un repertorio (These Days, Best of Yoy, Monkey Wrench, Rope, The Pretender, Times Like These, Learn to Fly…), se dieron el lujo de hacer una excelente versión de In The Flesh y hasta tocaron con Joan Jett, Bad reputación en su versión más potente. Dave se mostró como un gran showman que sabe cómo comprar a su público, cómo conectarse con él, jugó tocando los más excelentes riffs y esa conexión fue devuelta por la gente que se quedó hasta el último acorde de Everlong.

Ph Guido Adler

 

Creo que lo mejor de su presentación fue justamente la falta de parafernalia con la que contaron, simplemente se subieron al escenario a tocar como mejor saben hacerlo, sonaron acordes, cantaron canciones y eso alcanzó para movilizar a la gente que después de toda una tarde de buena música se fue caminando por la Avenida del Libertador con el agua hasta la rodilla. Porque Mauricio que es Macri, cuida la ciudad, pero cuando se trata de limpiar los desagües ni se preocupa, entonces todos los que estuvimos en River caminamos durante 10 cuadras con el agua hasta la rodilla pero felices, porque Dave vino, encendió y encima prometió volver.

Ay! Estruendo Foo Fighters.

[nggallery id=63]

Leave a Reply

Your email address will not be published.