Azul herido por Clara Johnston


«Tiendo a describir con colores. La nostalgia es el naranja de las nubes de Salta antes de la tormenta de verano. La angustia es el gris amarillento de una pared húmeda. La paz de encontrarme con algo que pertenece a mi historia es azul. Mis momentos de claridad son azules. El azul me traslada al instante justo en el que veo un pedacito de la verdad, un segundo en el que tengo permiso para mirar el tiempo entero.
La sensación de asomarse a lo infinito del caos para volver con palabras, es azul.
El día que conocí a Clara fue azul.
Su obra transmite naturalidad. Cuando veo sus fotos, la veo a ella. Es natural a su forma de ser la capacidad de retratar lo orgánico, el ver la belleza que encierra lo simple y la esencia de lo que registra.
Recuerdo la pequeña satisfacción personal que tuve la primera vez que vi una de sus fotos; la sensación satisfecha de que, naturalmente, no podía ser de otra forma: azul.»
Inti Patrón.

«Mi nombre es Clara Johnston, más que Salteña o Cordobesa, mi espacio identitario es el paisaje, formador de todo lo que pienso, hago y soy.
Creo sinceramente en el azul, porque el color, al igual que el paisaje, no es inocente. Podría describirme como un paisaje profundamente azulado. Me inicié formalmente en la fotografía hace aproximadamente 8 años, no obstante, sueño con ellas hace mucho más. No existe momento en que no quiera fotografiar y no es posible concebirme (ni hacia delante ni hacia atrás) sin pensar en cada una de las fotos que tomé».

 

«Esta pequeña selección de imágenes se realizó junto a Inti Patrón, una joven artista que admiro enormemente y con la cual compartimos el mismo paisaje de origen, el cual siento nos acompaña y atraviesa de maneras que jamás podremos evitar (ni de las que podremos escapar). Este hecho, que puede parecer trivial, en este caso es revelador porque ambas pensamos en términos de color».

«La abstracción, el color, el paisaje y la gestualidad se repiten como patrones en cada una de mis tomas, transformándose en mucho más que puras obsesiones, sin saber exactamente qué es lo que más me conecta a la fotografía, si imaginar fotos, mirar fotos, sacar fotos, regalar fotos o soñar fotos. No obstante, existe una certeza, la de pensar constantemente en ellas.

Voy a repetirme. No existe momento en que no quiera fotografiar. Siento un enorme compromiso y un desvergonzado amor por la fotografía».